Ante el nombramiento del nuevo Gobierno y del Ministro de Educación, ANPE reivindica una serie de medidas imprescindibles para mejorar el sistema educativo

121350636Hoy hemos conocido a los nuevos miembros del equipo del gobierno que tendrán que afrontar esta complicada legislatura con la necesidad de llegar a acuerdos a través del diálogo con un gran talante negociador dada la actual aritmética parlamentaria.

Son muchas las cuestiones pendientes que el nuevo gobierno ha de afrontar para impulsar la economía, crear más empleo y acometer y apuntalar las reformas estructurales sobre las que se asienta nuestro estado de bienestar. Para nosotros, entre ellas, y en lugar relevante, deberá estar la de la educación.

Ante el nuevo Gobierno y el Ministro de Educación ANPE reivindica :

  • Impulsar un pacto básico de Estado desde el consenso y el diálogo contando con el profesorado. Los grandes partidos políticos deberán adquirir con la sociedad el compromiso de un acuerdo básico en educación que permita la estabilidad normativa desde las mejoras reales y efectivas, y que preserve al sistema educativo de los recortes presupuestarios y de las disfunciones tan graves que se están produciendo en la aplicación de la LOMCE, una reforma que nació sin consenso y en un escenario de recortes, que ha lastrado su puesta en marcha. Sólo desde un pacto de Estado o acuerdo previo podrán abordarse los cambios y reformas que tiene pendiente nuestro sistema educativo, que pasa por sentar las bases para una reforma profunda y global del sistema educativo. Urge una reforma que abarque desde la primaria hasta la universidad y que acabe también con la incertidumbre, consecuencia de la falta de un gobierno estable.

  • Abordar la situación del profesorado y su desarrollo profesional, elaborando un Estatuto Docente, la norma marco que regule la Función docente desde el acceso hasta la jubilación, pasando por el establecimiento de una carrera profesional. De una buena política del profesorado depende la mejora del sistema educativo.

  • Elaborar una ley de financiación de la enseñanza. Para ello es imprescindible aumentar el porcentaje de PIB destinado a la educación hasta alcanzar al menos el 6% en esta legislatura. No olvidemos que los recortes presupuestarios en los últimos años han reducido el gasto educativo hasta el 4,4 % actual, lo que nos aleja cada vez más de los países de la UE.

  • Priorizar la enseñanza pública como garante del principio de igualdad de oportunidades y de cohesión social. Ello exige revertir los recortes y recuperar la inversión educativa.

  • Impulsar la vertebración y cohesión del sistema educativo. Un sistema transferido necesita la labor de coordinación y liderazgo que tiene encomendada el el Ministerio de educación. Es imprescindible garantizar una cohesión real del sistema educativo que impida la fragmentación en subsistemas.

  • Alcanzar un acuerdo básico sobre el modelo y estructura del sistema educativo y potenciar la Formación Profesional como gran apuesta de cara a la mejora de la formación y de la inserción profesional de nuestros jóvenes.

Ante esta nueva etapa, ANPE proclama que la educación es el verdadero indicador de la marcha de una sociedad, es la mejor política social y la inversión más segura para salir de la crisis de valores y también de la crisis económica, que están ocasionando tan enormes cambios sociales. El gran desafío en este momento es convertirla en el centro de los intereses y de las actuaciones políticas. Por esto creemos que la sociedad entera debe tomar partido por ella, y los poderes públicos adoptar las decisiones ineludibles para solucionar uno de los problemas más graves de nuestro país. Una buena educación, sin duda, construye y mejora el futuro.

Madrid, 4 de noviembre de 2016