Estudio comparativo de titulaciones en Europa para el acceso al Bachillerato y a la Universidad

14166814049949El título de la ESO en España se podrá obtener sin aprobar la etapa con dos asignaturas suspensas si no coinciden Lengua y Matemáticas y una nota media inferior a cinco. En Bachillerato será necesario aprobar todas las materias de los dos cursos.

El texto del borrador del Real Decreto sobre los requisitos a establecer para titular en la ESO recoge que se podrá titular con dos materias pendientes y con una media inferior a cinco, bajo la fórmula de que estos estudiantes “cumplen los requisitos” para lograr el título de Graduado en la ESO.

La organización sindical ANPE se ha opuesto a esta devaluación del mérito y el esfuerzo que ha perjudicado a varias generaciones de alumnos y tanto ha desmotivado a los profesores. Esta medida, en nuestro criterio, atenta contra la calidad y excelencia del sistema educativo y especialmente a la enseñanza pública que es, precisamente, la  más perjudicada por este modelo educativo español que ha rebajado en las últimas décadas la cultura de la exigencia, del rigor y del esfuerzo, como se manifiesta en los propios criterios de evaluación y promoción de curso.

En la reunión de la Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado del pasado 25 de abril de 2017 ANPE presentó, entre otras, una enmienda al Proyecto de Real Decreto por el que se regulan las condiciones para la obtención de los títulos de Graduado en educación  secundaria obligatoria y de Bachiller, en el sentido de que solamente los alumnos y alumnas que hubieran obtenido una evaluación positiva en todas las materias pudieran lograr el título de Graduado en educación  secundaria obligatoria. El presidente nacional de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, que es quien defendió la enmienda, sorprendentemente se quedó solo y ésta decayó con ocho abstenciones y nueve votos en contra.

Desde ANPE presentamos esta enmienda al Proyecto normativo porque estamos convencidos de que sólo una escuela excelente, en la que se obtenga el máximo rendimiento de cada alumno y se le exija un esfuerzo por lograrlo, puede compensar las desigualdades socioeconómicas. Por esta misma razón creemos necesario avanzar hacia parámetros de calidad basados en la valoración del conocimiento, la exigencia en el aprendizaje, la evaluación rigurosa y el esfuerzo. Sin embargo, del resultado de la votación se deduce que una mayoría de los consejeros está a favor de que un alumno con dos suspensos pueda obtener el título de la ESO y pasar a Bachillerato.

En algunos debates televisivos y en tertulias de radio hemos oído decir a aquellos que pretenden que en nuestro sistema educativo se perpetúe la mediocridad que la exigencia de “todo aprobado” para promocionar desde la Educación  secundaria obligatoria hasta la educación  secundaria postobligatoria sería una excepción en España porque en los países europeos de nuestro entorno no existe tal requisito académico para la promoción. Afirmación que no compartimos.

En los países europeos se utiliza una amplia diversidad de instrumentos de evaluación para obtener información sobre la enseñanza y el aprendizaje, entre los que se incluyen tanto la evaluación continua del profesorado (ya sea formativa o sumativa) como las pruebas nacionales.

Llegado a este punto es necesario recalcar que en 2005 en la Comunidad Europea se definieron las competencias clave para la educación  y en 2006 el Parlamento Europeo aprobó una recomendación a los estados miembros para la incorporación de éstas en sus currículos. Desde entonces se vienen introduciendo en los sistemas educativos europeos criterios de evaluación de cada una de las áreas o materias curriculares, a fin de evaluar por competencias.

Las competencias clave se definen como una combinación de conocimientos, capacidades y actitudes adecuadas al contexto y son aquéllas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personales, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo.  No son algo que afecte al alumnado exclusivamente, sino que suponen cambios importantes en la forma de trabajar dentro y fuera del aula (nuevos enfoques metodológicos más basados en competencias).

La adquisición de competencias básicas está  relacionada  con el desarrollo curricular a través de sus elementos básicos Objetivos, Contenidos, Criterios de Evaluación y Estándares de Evaluación. Los demás elementos curriculares, facilitan y canalizan la adquisición de Competencias.

 

El acceso a la Universidad se considera desde un desarrollo de competencias académico, en principio, aunque puede haber alternativas, en nuestro país sería el acceso desde la Formación Profesional. En los países europeos, también existen esas alternativas, que de ningún modo podemos confundir con el acceso desde el desarrollo en las mejores condiciones de competencias para la vida activa de nuestros futuros ciudadanos con libertad para elegir desde las mejores oportunidades su futuro.

 

El proceso de evaluación de los resultados del aprendizaje forma parte de la estructura general de los sistemas educativos en Europa como algo inherente al proceso de enseñanza-aprendizaje y además se configura, en última instancia, como un elemento fundamental en la mejora de la calidad de la educación . En todos los países, los docentes llevan a cabo una evaluación formativa continua como parte integrante de su actividad docente a lo largo de todo el curso escolar. Por otra parte, durante las últimas décadas se han introducido pruebas nacionales para los alumnos en casi todos los países europeos, entendidas como “pruebas estandarizadas y exámenes establecidos a nivel central y administrados a nivel nacional”.

En la actualidad la mayoría de las pruebas nacionales -y especialmente aquellas que influyen de forma importante en la trayectoria educativa de los alumnos a nivel individual o cuyo objetivo es identificar sus necesidades de aprendizaje- son obligatorias, y cuando tienen carácter optativo, en la práctica las realizan casi todos los alumnos. En países como Polonia, Rumanía, Islandia, Francia, Eslovaquia, Bulgaria, Eslovenia, Luxemburgo, Malta y Países Bajos  hay pruebas nacionales que tienen un efecto importante sobre los alumnos en su trayectoria educativa de diversas maneras, entre ellas: para promocionar al siguiente curso, para la concesión de Certificados nacionales, para la admisión en la educación  secundaria superior, etc.

El análisis de los requisitos de titulación para el acceso al Bachillerato y a la Universidad en Europa revela un panorama muy diverso en los sistemas de evaluación como puede comprobarse en el cuadro adjunto.

 

Cuadro comparativo de titulaciones en Europa para el acceso al Bachillerato y a la Universidad